Principal ] Arriba ] Números ] Figuras imposibles e ilusiones ópticas ] Pasatiempos ] Curiosidades ] Divertimentos ] Páginas de Matemáticas ] Buscadores ] Formulario ] Justificación ]

 

Pierre de Fermat ( 1601 – 1665 )

Pierre de Fermat fue el matemático más productivo del siglo XVII. Y, sin embargo, sólo publicó un artículo matemático durante toda su vida, como apéndice de una obra de un amigo.

Nació en el sur de Francia y era de ascendencia vasca. Adquirió un fuerte conocimiento de lenguas clásicas y una notable afición por las matemáticas de los antiguos griegos.

Fermat hizo descubrimientos muy importantes en matemáticas y en física. Se adelantó a Descartes en unos cuantos años en la invención de la geometría analítica, motivado, quizás, por sus conocimientos sobre los griegos, aunque Descartes publicó su obra en 1637 y los estudios de Fermat fueron hechos públicos tras su muerte, en 1679.

En 1621 había aparecido una traducción al latín de una obra de aritmética de Diofanto (siglo III) . Fermat se entusiasmó con los problemas de Diofanto y, con los resultados que logró, creó la moderna teoría de números.

Fermat no solía dar demostraciones de sus hallazgos, los comunicaba a sus amigos científicos con una breve indicación del método y, algunos de ellos, no pudieron ser demostrados hasta mucho más tarde por Leibniz, en el siglo XVII y por Euler, en el XVIII.

En la copia que poseía de los trabajos de Diofanto escribió Fermat, al margen, lo que hoy se conoce como “conjetura de Fermat” o “último teorema de Fermat”, que dice que la ecuación  xn  + yn  = zn  no tiene solución en números enteros positivos cuando n es mayor que 2; para n = 2 hay muchas soluciones posibles, como  3, 4 y 5;  6, 8 y 10; etc…

Fermat añadía He encontrado una maravillosa demostración de este hecho pero el margen es muy pequeño para contenerla”

Este teorema de Fermat es quizás el que más intentos de demostración ha tenido desde la muerte de su creador por parte de los matemáticos y, sin embargo, han tenido que pasar más de 370 años hasta ser demostrado por el británico A. Wiles en 1995.

                                                                                                                                                                                                   Volver