Principal ] Arriba ] Números ] Figuras imposibles e ilusiones ópticas ] Pasatiempos ] Curiosidades ] Divertimentos ] Páginas de Matemáticas ] Buscadores ] Formulario ] Justificación ]

 

Gauss, el príncipe de las Matemáticas

 ( 1777 – 1855 )

Karl Friedrich Gauss nació en 1777 en Brunswich , Alemania, de padres campesinos. Ya en la escuela primaria debió de impresionar tanto a su maestro que éste consideró su deber tratar de convencer a sus padres de que el niño debería dedicarse a los estudios más que a aprender un oficio, como era la idea original de aquellos.

A los 14 años Gauss fue llevado a la corte del duque de Brunswich para realizar una exhibición de sus dotes como calculista. Como regalo, el duque le entregó varios libros de matemáticas y le protegió generosamente por muchos años.

Gauss concibió las ideas de casi todos sus descubrimientos matemáticos entre los 14 y los 17 años. Durante algún tiempo estuvo dudando si dedicarse a la filología o a las matemáticas, pero el bellísimo descubrimiento que en 1796 realizó acerca de la posibilidad de construir el polígono de 17 lados con sólo regla y compás inclinó la balanza del lado de las matemáticas.

Trabajó con enorme éxito en todos los campos de la matemática de su tiempo, especialmente en la teoría de números, la gran pasión de su vida intelectual. También trabajó mucho en astronomía y en física. Fue durante mucho tiempo director del Observatorio de Göttingen y profesor de Matemáticas de la Universidad. Murió en 1855.

 

Parece que de ningún matemático se puede decir nada más elogioso que lo que otro matemático, Félix Klein, dijo de Gauss: “Es la conjunción del logro más profundo en cada campo que le ocupaba con el mayor polifacetismo. Es el equilibrio perfecto entre potencia inventiva, rigor de ejecución y sentido práctico para la aplicación que llega incluso a la observación y a la medición cuidadosa. Y, finalmente, es la exposición de la gran riqueza creada por él en la forma más acabada”.

 

Karl Friedrich Gauss apenas tenía tiempo para apuntar concisamente, para sí mismo, en su diario, que comenzó a los 19 años, los descubrimientos impresionantes que iba haciendo en los campos más difíciles de las matemáticas, especialmente en la teoría de números. En dicho diario se puede leer textualmente:

 Fundamentum theoriae residuorum biocuadraticorum generalis, per septem propemodum annos summa contentione sed semper frustra quaesitum tandem feliciter deteximus eodem die quo filius nobis natus est. 1813 Oct. 23 Gott.,

 es decir, 

“Afortunadamente he descubierto por fin el fundamento de la teoría general de los restos bicuadráticos, que por cerca de siete años he buscado con tantísimo esfuerzo pero siempre en vano. El mismo día en que nació nuestro hijo.

                                                                        Göttingen, 23 de Octubre de 1813”

 

Cuando uno va leyendo el catálogo de resultados originales que en estas pocas páginas se contienen se queda verdaderamente impresionado. La figura de Gauss descuella entre los matemáticos de tal manera que su genio parece provenir de otra galaxia. Merecidamente se la ha dado el título de Princeps Matematicorum

                                                                                                                                                                                                   Volver