Principal ] Arriba ] Números ] Figuras imposibles e ilusiones ópticas ] Pasatiempos ] Curiosidades ] Divertimentos ] Páginas de Matemáticas ] Buscadores ] Formulario ] Justificación ]

 

Blaise Pascal, (1623-1662)

 

Pensador, matemático y científico francés. A los 11 años participaba en las reuniones científicas de Mersenne, origen de la futura Academia de las Ciencias, y descubrió y demostró por su propia cuenta la proposición 32 del libro I de los Elementos de Euclides.

 En 1640 publicó "Essai pour les coniques", donde, además de recoger diversos teoremas de Desargues y los griegos, demuestra el llamado teorema del hexágono de Pascal, según el cual los tres pares de lados opuestos de un hexágono inscrito en una cónica se cortan en puntos alineados. De este teorema derivó cerca de 400 proposiciones acerca de las cónicas. En 1649 verificó las conclusiones de Torricelli sobre la presión atmosférica con la célebre experiencia del Puy de Dôme.

 Su más completa contribución a la hidrostática está contenida en el "Traité de l’équilibre des liqueurs" (1653), estudio que comprende un cálculo de la presión atmosférica y diversas observaciones relativas a la estática de fluidos, entre ellas el famoso principio pascaliano sobre la transmisión de las presiones en los líquidos.

 Puede considerarse a Pascal como fundador del cálculo de probabilidades, formulado en 1654 como «geometría del azar» en su correspondencia con Fermat. El "Traité du triangle arithmétique", que prolonga estas ideas, muestra la importancia del triángulo en cuestiones tales como el cálculo combinatorio y el cálculo de la potencia de un binomio. Desde 1654 interrumpió casi por completo su labor científica, aunque aportó en 1658 otro trabajo fundamental, las "Lettres de A. Dettonville contenant quelques unes de ses inventions de Géométrie", donde resuelve varios problemas relacionados con la cicloide que él mismo había propuesto a los más importantes científicos de su tiempo y que ninguno de ellos había logrado desentrañar.

 Su pensamiento científico, por una parte, y religioso, por otra, le conduce a admitir dos principios de conocimiento: el esprit géométrique (razón), orientado a las verdades científicas, y el esprit de finesse (corazón), en el que se dan en forma de intuiciones los principios básicos para la comprensión de la vida e incluso aquellos principios fundamentales de que arranca toda ciencia.

 Su doctrina filosófica está encaminada a una apología del cristianismo. En 1646 tomó contacto con la religión a través de las obras de A. Arnauld, se convirtió al jansenismo y arrastró con él a toda su familia. En 1654, después de un período dedicado a la vida de sociedad, acaece su segunda conversión, a consecuencia de una intensa experiencia religiosa ocurrida la noche del 23 de noviembre del mismo año. A partir de esta fecha se intensificó su vida de piedad, pero su tarea como apologista nace al calor de las disputas jansenistas, en las que interviene en favor de A. Arnauld. Jansenista radical, se negó a firmar la condenación de las proposiciones del Augustinus de Jansenio, a la vez que condenaba los excesos de algunos miembros de Port-Royal contra la Iglesia. En 1655 se retiró a este convento.

 De su filosofía, primera reacción contra el intelectualismo cartesiano y cuya finalidad era exclusivamente apologética, puede destacarse: 1) la teoría citada acerca de las dos facultades de conocimiento; 2) su idea del hombre como ser desgarrado entre dos infinitos (lo superior y lo inferior); 3) superación del escepticismo y de la paradoja humana por la fe; 4) su teoría de que el valor supremo es la santidad. Sus concepciones se encuentran especialmente expresadas en Lettres de Louis de Montalte à un Provincial de ses amis et aux Révérends Pères Jésuites sur la morale et la politique de ces Pères (1656-57) y Pensées sur la religion (1669).

                                                                                                                                                                                                   Volver